Pagina Web, Antonio La Torre, Mollendo, Arequipa, Peru, escritos, comentarios

web counter
     
 

Antonio La Torre

Discurso de orden por CXLVIII aniversario del puerto de Mollendo, pronunciado por el Dr. Fidel Miranda en el Circulo Mollendo de Arequipa



Señoras y Señores, Paisanos Presentes: Habiendo recibido el encargo del Directorio para dirigirme a Uds. en el centésimo cuadragésimo octavo aniversario de nuestro querido puerto, y así, poder resaltar los aspectos más relevantes en el campo histórico-social del pueblo mollendino, que siempre ha dado muestras de pujanza, valentía, honor, pero fundamentalmente amistad y camaradería; voy a ocuparme de un aspecto que tiene importancia excepcional y que no se conversa con mucha frecuencia

Celebrando la Promoción Bodas de Oro 1968 de nuestra alma mater la inolvidable GUE Deán Valdivia, en la Clase del Recuerdo recibimos el encargo de nuestro profesor Sr. Angel Villanueva Barrios para gestionar ante el Gobierno Nacional la condición de “CIUDAD MARTIR Y LEAL” de Mollendo por su participación en la Guerra con Chile; coincidiendo con el Dr. Manuel De Torres Muñoz que en su “Ensayo Monográfico Sobre Mollendo y la Provincia de Islay” relata muy claramente y con bibliografía seria y veraz los acontecimientos sucedidos por la prepotencia y abuso de la superioridad militar de las FFAA de Chile, obra editada antes del Centenario de Mollendo, en cuyo párrafo dice textualmente: “Estamos convencidos que Mollendo, con los hechos anotados merece plenamente que una Ley le conceda los títulos de LEAL y de MARTIR, títulos que ostentará con orgullo orlando el Escudo de Armas; ese Escudo de Armas que también algún día deberá adoptar y sobre el cual nos hemos pronunciado, en una oportunidad, en el Boletín del Círculo Baca Flor. ¿No sería el centenario de Mollendo, la fecha indicada para que la ciudad tenga ese Escudo de Armas y los títulos de LEAL y de MARTIR que estamos presentando”

Por eso vamos a referirnos a los hechos que soporto Mollendo del invasor chileno y que han sido muy bien relatados por el Dr. Manuel De Torres Muñoz, en su monografía ya mencionada.

La guerra con Chile se inicia el 14 de febrero de 1789 con la ocupación del puerto boliviano de Antofagasta, el Perú le declara la guerra a Chile el 4 de abril de 1789 por el presidente Mariano Ignacio Prado de inmediato chile comienza las hostilidades marítimas atacando los puertos peruanos y caletas que en el camino hacia Mollendo encontraron, es así que el 17 de ese mes las naves el blindado Cochrane y la fragata Magallanes, aparecen frente al litoral mollendino, cuya misión de estos era perseguir transportes, destruir el cable submarino y evitar el movimiento de tropas así como ahuyentar a los barcos extranjeros y destruir las barcazas de carga que hacían el trayecto al puerto, hecho que exaltó los ánimos de los patriotas mollendinos que contestaron con disparos de rifles hacia las 3 embarcaciones chilenas que desembarcaron, una especialmente encargada de hundir a las barcazas de carga, indefensas por lo que el Capitán Chileno en un acto de barbarie y crueldad procedió a disparar hasta 20 cañonazos con balas de 20 y 40 libras durante una hora suficiente tiempo para causar destrozos en las instalaciones como ya habían causado en Iquique, Antofagasta y otros muelles del litoral.

La carta del Jefe político militar de Mollendo, Carlos Llosa, dirigida al Prefecto de Arequipa, pone en conocimiento del hecho, informa la ocurrencia y destaca el valor, entusiasmo y patriotismo de los mollendinos en defensa del territorio patrio. Todos sin excepción, autoridades, empleados y el pueblo supieron comportase a la altura de las circunstancias cumpliendo con su deber, ya que carentes de repeler el ataque con armas adecuadas, porque la batería de artillería de 2 cañones y 150 hombres no se encontraba montada y tan solo unos pocos soldados cuidaban el equipo, tampoco corrieron a esconderse sino que contestaban dando vivas al Perú y seguramente con la chispa porteña llenando de insultos e improperios a este vil agresor.

Por lo demás todavía en forma amenazante el Capitán del Cochrane en una misiva al gobernador de Arequipa, comunica que la Bahía de Mollendo queda bloqueada para el ingreso de naves; y, bajo apercibimiento tenían plazo para retirarse hasta el 19 de abril. Estos hechos originaron que el Cuerpo Consular de Arequipa emitiera un oficio al capitán chileno con la exigencia un pago por los destrozos ocasionados y por haber atacado a una población civil indefensa. Sin respuesta alguna los chilenos se retiraron por la presencia del Huáscar

Entre esta fecha y el otro acontecimiento terrible para Mollendo, la guerra continuo, la presencia del Huáscar en las costas peruanas, el hundimiento de la Esmeralda principal barco chileno, la visita de los Presidentes de Perú y Bolivia al puerto de Mollendo mantuvieron en alto el espíritu victorioso, pero ya en octubre de 1880, con la muerte de Grau y la pérdida del Huáscar, la hegemonía marítima fue del enemigo agresor

Chile ya dueños de las costas peruanas procedió a su campaña de invasión del territorio peruano como ya conocemos por la historia, y .procedió a desembarcar tropas en las costas, especialmente en Mollendo, seguramente con la idea de llegar a Arequipa. Por eso la mayoría de autores y testigos de la época, culpan de los hechos acontecidos en Mollendo a las instrucciones que tenían los combatientes chilenos y que les dieron entre los meses de enero y febrero de 1880 de no tener una guerra prolongado y que si las circunstancias lo permitían utilizar todas las fuerzas para conseguir el objetivo final.

Es así que el que el 8 de marzo de 1880 en la Bahía del Puerto de Mollendo las expedición de cuatro barcos chilenos, Blanco Encalada, O Higgins, Amazonas y Lamar desembarcaron una fuerza de 8,500 hombres por caleta mollendito, puerto de Islay y Pescadores con diferentes viscisitudes y problemas. Cerca de las 4 de la tarde ya estaba tomada la plaza de armas mollendina, Izaron la bandera chilena en la Sub Prefectura y Capitanía de puerto, y las unidades chilenas tomaron los puntos estratégicos de la villa

El diario “La Bolsa” de Arequipa el 22 de Marzo señalaba como estribillo

“ Si quieres del infierno un fiel retrato, acércate a Mollendo por un rato”

Las tropas peruanas enviadas de Arequipa, dirigidas por el prefecto Gonzales Orbegoso y otros militares de línea, columnas de Mollendo comandada por Comandante Mariano Bedoya, la de Tambo comandada por Eduardo Lopez de Romaña y una columna de Artillería que no contaban con cañones cuyo comandante Manuel San Román, estaban acantonadas en Mejía y Ensenada, totalizando cerca de 3000 hombres

Enterado el Comandante Barboza del Ejército Chileno dio orden que las tropas se atrincheraran en Mollendo la noche del 10 de marzo, amaneciendo el día 11 con un espectáculo de humo y cenizas en todo el puerto .

Mollendo era una villa de 1500 ciudadanos cuyas viviendas tradicionalmente eran de madera, por ser puerto; nadie precisa como empezó el incendio y saqueo pero lo cierto es que las tropas chilenas actuaron con barbarie y sadismo.

El Dr. Manuel de Torres detalla muy bien cómo se desarrollaron estos hechos, resumidamente podemos anotar en esta oportunidad incendiaron un tercio de la población desde el cementerio hasta la plaza del mercado, por el norte también la villa quedó arrasada, no respetaron la casa de Mariano Bedoya y Leandro Pino; viviendas de conocidas familias quedaron totalmente destruidas; del Sr. Campodónico, que fue saqueada; del sr. Juan Passano, italiano, también la misma suerte sufrió; del Sr. Barbarino otro italiano; la del colombiano Próspero Vallarino; y peor suerte del español Dorich, comerciante con caja de caudales que fue saqueada; también del arriero Casimiro; y el saqueo de la casa de Manuela Pastor. No podemos imaginar la suerte que corrieron aquellos ciudadanos que eran empleados o trabajadores humildes y las damas que no tenían protección

Testimonios como del sacerdote chileno Eduardo Febres que describe los horrores sufridos por el ciudadano español Dorich, pero de mayor importancia la extensa misiva de nuestro recordado tata Arenas dirigida al Vicario de la Diócesis, donde relata el incendio de la iglesia y la sustracción de imágenes y sustracciones de símbolos de nuestra cristiandad así como la profanación del templo de Dios

Otro testimonio fundamental fueron los informes que firmaron los cónsules de otras naciones y que fueron testigos directos de estos hechos: Robert Stuart, Consul de Bélgica; Federio Robillard, Vice Consul Británico; Juan Jefferson , Consul del Brasil, quién estuvo en tratativas con el ejército invasor; Adam Gygax, Agente Consular Germánico; y, Reclamación Diplomática del Gobierno de Italia, por el maltrato a sus ciudadanos

Menciona también Dr, Manuel de Torres, que enterado el Jefe Militar Chileno tomo acciones de castigo para algunos autores que fueron identificados de sus tropas y que los sometió a Consejo de Guerra, obligado también por la violenta reacción de los diplomáticos extranjeros e inclusive menciona que hubo disconformidad del mismo pueblo chileno

Tenemos la seguridad que todos estos acontecimientos dan el sustento para solicitar al gobierno nacional que Mollendo sea considerado como ciudad LEAL y MARTIR. Por eso invitamos a los presentes que tengan opción de aportar alguna acción para conseguir este objetivo que debe ser considerado como nuestro fin supremo de este nuevo año que iniciamos y poder decir dentro de poco, que el triunfo fue de todos los mollendinos.

¡ VIVA MOLLENDO ¡

GRACIAS (enero 2019)

 
     

Volver a la pagina principal